Migracion Ilegal de Hondureños

Migracion Ilegal de HondureñosProblemas Estructurales Perfil de Migración. Países idóneos para los Migrantes Consecuencias.En el caso de Honduras la exclusión social para Juan Pablo Pérez (2012; 50-87), se operacionaliza alrededor de dos grandes elementos: inserción laboral y ciudadanía social. La primera se valora por el acceso al mercado laboral y la segunda por el acceso a educación y seguridad social.Antes de entrar a comprender los elementos estructurales que promueven los flujos migratorios en Honduras, realizaremos una aproximación del perfil del migrante hondureño que permita comprender el contexto nacional en el que está alojado el migrante, previo a su caminata hacia Estados Unidos.El siguiente cuadro trata de ilustra el perfil del migrante hondureño.Cuadro #1Perfil del migrante hondureñoInformación generalSexoEstado civilEdadSexo: 80 %, fueron hombres, y 20 %, mujeres.Estado civil: 15% casado, 34% en unión libre, 49% solteros.81, 25% entre 18 y 34 años de edad; el 11, 81% de 35 años y más. Población menor de edad entre los 15 y 17 años, 6, 94 %.Hogar y aportación económicaNúmero de personas que viven en el hogarPersonas que trabajan en el hogarAportación monetariaEl 60% de las personas reportó que en su hogar vive entre 5 y 9 personas.El 84.7 % asegura que en su hogar sólo trabajaban entre 1 o 4 miembros de la familia y un 15.3% reporta que en su hogar trabajan 5 o más personas.En el 84% de los hogares sólo aportan económicamente 1 o 3 personas y solamente en un 16% se reportó que 5 o más.Nivel de educación y situación laboralNivel de educaciónSituación laboralSector en el que laborabanEducación primaria, 61, 6%; educación secundaria, 27,1%; educación universitaria, 5,6%; educación técnica 1,4% y ningún nivel de estudio el 4,9%.Obrero de la agricultura, 25%; obrero de la maquila, 24,3%; empleados de oficina o negocios, 11,8%; ebanistas, 7,6%; albañilería, 6,3%, comerciantes, 6,3%; chóferes, 4,9%; estudiantes; 2,8% mecánicos, 1,4%; profesionales; 1,4%Sector privado informal, 62%; en el sector privado formal, 31%; en el sector público formal 4%.Departamento de origen y actuaciones del gobiernoCon mayores índices de pobrezaCon menores índices de pobrezaActuación del gobierno para frenar la migraciónAtlántida, 9%; Yoro, 9%; SantaBárbara, 6,9; Colón, 6,3%; Comayagua, 6,3%; Copan, 5,6%, Choluteca, 4,2%, Lempira, 3,5%; Olancho, 2,8%, El Paraíso, 2%; Intibucá, 2%, Valle, 1,4%; La Paz, 0,7%. Estos departamentos tienen niveles altos y medios de pobreza, sumando en total 59,7%.Cortés, 26.4% y Francisco Morazán, 13.9%Un 72.2% de los migrantes afirma que ha sido mala la actuación, mientras que un 23,6% le otorgó una calificación de regular y sólo 4,2%.Actualmente la migración ilegal de hondureños es más propensa estos últimos 10 años por fenómenos que son vinculados con problemas económicos, sociales y políticos. Desde los años 60 los hondureños se han apasionado por el sueño americano y vivir en un ambiente social que sea capaz de darle sus sueños como vivir sin inseguridades, tener trabajo y formar una familia con mejores oportunidades de vida. Desde el 2019; los hondureños son más propensos a migrar especialmente las mujeres que son 58.94% mientras los hombres son 41.05% según datos de la ONU. Por lo tanto, 8.2% de la población hondureña son los que deciden migrar a países como Estados Unidos, España, Canadá, Italia, México, Guatemala y El Salvador. Las cifras exponenciales explican que el número de emigrantes hondureños se ha aumentado hasta un 10.84%. Según cifras de la ONU los hondureños son más propensos a irse a Estados Unidos que son el 81.93%. Dentro de esa cifra según la Encuesta de comunidad americana (ACS), en Estados Unidos viven 853 mil hondureños desde el 2017 que viven la mayoría en Florida, Texas, California, Nueva York, Carolina del Norte, Luisiana, Nueva Jersey y Virginia. 
No obstante, en España desde el 2019 7.21% de migrantes hondureños viven en territorio español ilegalmente la mayoría haciendo trabajos como mecánicos, cuidar a personas mayores y ser contratistas. Según los datos que provee el consulado de España menciona que 44,595 de hondureños viven en provincias como Barcelona, Girona, Lleida y Tarragona. Los flujos migratorios producen una serie de consecuencias relacionadas con el país de origen y con el país receptor. En el país de origen se podría disminuir el conflicto social y político cuando un porcentaje importante de la población productiva decide emigrar. Disminuirían así los niveles de desocupación y de descontento, ya que se crearían posibilidades aparentes, producto de este movimiento de personas hacia otras regiones. La mano de obra que se queda puede tener una mayor posibilidad de ingreso al mercado de trabajo, porque ha disminuido la competencia. Esta última perspectiva, denominada válvula de escape, ha sido aceptada por algunos marcos interpretativos que consideran la emigración de recursos humanos, y sobre todo los calificados, como proceso de circulación de capital humano, lo cual permite una asignación más eficiente de recursos en el ámbito mundial. Por el contrario, otra visión sobre el tema es aquélla que plantea que con la pérdida poblacional surge una disminución de las posibilidades de consumo en economías cuyo potencial de desarrollo se basa, parcialmente, en la activación de su mercado interno. Una tercera postura plantea que, con la emigración puede aumentar la capacidad de consumo de aquéllos que se quedan y tienen un grado de parentesco con quien se fue; siempre y cuando el emigrante se haya integrado a la sociedad receptora, de manera que esté en condiciones de enviar a su familia una parte del dinero excedente que genere en el país receptor. Por estas razones, su decisión estará orientada a una emigración más definitiva que circunstancial, lo cual se fortalece cuando el traslado se realiza a países donde el migrante supone que puede asimilarse con su familia, en condiciones laborales y sociales más ventajosas que en su país de origen. Según la Encuesta de Hogares del Instituto Nacional de Estadísticas (INE), para el 2017 en el país existían 6, 936, 385 personas en edad de trabajar. En ese marco se estima que para el 2017 la Población Económicamente Activa (PEA) fue de 4,093, 24.  Es decir que en Honduras el 59% de la PEA no tiene acceso a trabajo.Violencia, inseguridad ciudadana y migración en HondurasEn estudio realizado en el 2017 por la Universidad Nacional Autónoma de Honduras, sobre “Percepción ciudadana, inseguridad y victimización en Honduras”, ofrece algunos elementos para comprender la manera en que la violencia es un obstáculo para el desarrollo integral. Esto se da alrededor de tres ideas generales. El 61% de la población establece que el principal problema que enfrenta en su vida cotidiana es la inseguridad, lo cual se agrava otro dato que indica que en los últimos 12 meses, más del 25% de la población ha sido asaltada al menos una vez, el 15% dos veces y un 16% ha sido asaltado tres veces. Por último, es importante destacar que la población que se ve más afectada por el fenómeno de la inseguridad es la clase media baja.Desarrollo socioeconómico y migración en HondurasEl desarrollo socioeconómico se comprende como la capacidad de los países en mantener el crecimiento económico y el bienestar social de la población, a través de la inversión pública y la promoción de políticas públicas. En perspectiva migratoria, esa definición nos aleja de la visión economicista que establece que lo más importante para comprender la relación entre desarrollo y migración son aquellos temas que giran alrededor de variables macroeconómicas como el importe de las remesas, balanza de pagos, PIB, inversión y consumo. En la teoría social sobre las migraciones existen distintos paradigmas y enfoques que buscan dar cuenta del fenómeno de la migración. Estos esfuerzos se han venido realizando alrededor de tres paradigmas: el paradigma neoclasicismo económico, que aborda el tema de las migraciones desde la racionalidad económica (la gente migra para obtener un mejor empleo y acrecentar sus ingresos). El paradigma de los sistema-mundiales, que hace énfasis en que la migración es un proceso a raíz del desarrollo desigual entre los países del centro y la periferia, en el cual los primeros despojan de sus recursos a los segundos. Y, por último, la teoría de las redes que, a través de un abordaje desde la racionalidad social, identifica problemas estructurales que promueven los flujos migratorios.
14 1